¿Qué es un plan de inversión? ¿Cómo hacer un plan de inversion?

¿Qué es un plan de inversión? ¿Cómo hacer un plan de inversion?

¿Qué es un plan de inversión? ¿Cómo hacer un plan de inversion?
5 (100%) 6 votes

La planificación financiera es un proceso a partir del cual se garantizan unos objetivos financieros previamente marcados. Requiere un plan de inversión integral en el que la organización, la personalización y el detalle marquen la ruta hacia los beneficios. Sin duda, determinar los costes, plazos y recursos necesarios será vital para la viabilidad del plan. No todos los planes son iguales, un plan de inversión inmobiliaria es la mejor opción por varias razones.

El principal motivo por el que es interesante decantarse por un plan de inversión inmobiliaria es que el sector inmobiliario recae sobre bienes de primera necesidad. Es decir, puede que invertir en el desarrollo de una nueva app para móvil sea muy interesante, pero un inmueble, pese a los ciclos especulativos, siempre va a tener demanda y mercado. Además, permite gran variedad de formas de monetización, como alquilar o revender, según las necesidades.

¿Cuándo hay que pensar en un plan de inversión?

No hay momento a partir del cual haya que plantearse hacer un plan de inversión. Este debe estar presente siempre que exista una inversión. De hecho, no importa el tamaño de la inversión, toda acción adquisitiva debe conllevar un plan de inversión. Una inversión, aunque se crea que es pequeña, puede ser una increíble fuente de ingresos, ya que es erróneo pensar que invertir más capital, va a suponer unos mayores ingresos.

plan inversion

Cómo hacer un plan de inversión

La realización de un plan de inversión financiero es un proceso en continuo movimiento que empieza desde que nace la necesidad de hacer una planificación, y el momento de llevarlo a cabo. Aunque los objetivos se programen a medio o largo plazo, no deben eximirse de la planificación, pues es la base de la consecución de beneficios.

Antes de comenzar a adquirir terrenos, propiedades, estacionamientos, locales comerciales u oficinas, es imprescindible diseñar un plan de inversión inmobiliaria, de la misma forma que se hace un plan de negocios antes de abrir una empresa.

Definir objetivos

¿Cuál es el objeto de ahorrar? Acumular dinero sin un objetivo claro es ineficiente. Sin embargo, definir un objetivo hará que el plan de inversión se ajuste con respecto a plazos, riesgos y necesidades de liquidez. Por ejemplo, no es lo mismo hacer un plan de inversión inmobiliario pensando en la jubilación, que un plan con el objetivo de pagar la universidad de los hijos en el futuro.

Cuantificar recursos

Una vez establecidos los objetivos, el siguiente paso en un plan de inversión inmobiliaria es conocer de qué activos se disponen, tanto financieros, como no financieros. Y después, hay que analizar detalladamente la estructura de ingresos y gastos, estudiando lo que sobra una vez se descuentan los gastos.

Definir estrategia

Con la misión y metas del proyecto establecidas hay que concretar el modo de actuación.  Para diseñar el grueso de un plan de inversión inmobiliaria hay que trazar una serie de reglas que aseguren cada una de las decisiones que se tomarán a lo largo del proceso inversionista con la intención de direccionar la inversión de la mejor forma.

En primer lugar es recomendable establecer el mercado objetivo: elegir si se busca invertir para atender las propias necesidades o bien las de un público comprador en particular, o sólo emprender. En este caso se tendrá en cuenta los márgenes, por ejemplo, el nicho de clientes no atendidos que puede que se necesiten cuando se quiera vender una propiedad con urgencia .

Por último están los criterios de selección, como  la identificación de oportunidades y procesos para obtener las primeras ganancias. Las primeras transacciones son las más costosas, a la larga, es más fácil ver las oportunidades de beneficio.

Plan de inversión

Elegir qué tipo de inversión

La inversión inmobiliaria en España ofrece múltiples opciones. Estas son las cinco más conocidas:

  • Comprar obra nueva sobre plano
  • Comprar inmuebles de segunda mano para alquilar
  • Invertir en inmuebles sin comprar ninguno a través de Sociedades Cotizadas Anónimas de Inversión en el mercado inmobiliario (SOCIMI).
  • Invertir en comunidades de inversores inmobiliarios online, también conocidas como plataformas de crowdfunding inmobiliario. Esta opción es la más recomendable ya que el crowdfunding inmobiliario está en auge los últimos años.
  • Invertir en vivienda a través de inversión inmobiliaria.

Diversificación

Para una mayor tranquilidad, es interesante que la diversificación forme pare del plan de inversión inmobiliaria, tanto de tipo de activos (por sectores: residencial, comercial, industrial o por uso: alquiler residencial de larga duración, alquiler vacacional, alquiler a estudiantes o de media duración, alquiler comercial) como de localización geográfica (en diferentes ciudades o zonas -centro ciudad, playa…-).

Lo ideal sería conseguir varios bienes y alquilarlos. De esta forma, se recibe una cantidad recurrente y con menos riesgo. Del mismo modo, si una de esas inversiones sale mal, queda el resto para generar ingresos. ya que los activos no se comportarán todos igual al tener una cartera diversificada y las posibles pérdidas con alguno de ellos se verían compensadas por las ganancias que genera el resto.

Poner en marcha y analizar resultados

Una vez se tiene marcada la estrategia, es momento de ejecutarla. En este punto, se realizan las inversiones en los inmuebles que se vayan seleccionando. Hay que tener en cuenta que la inversión es un proceso que extrañamente es lineal. Existen altibajos en los mercados, lo cual no hay que alarmarse si se realiza un seguimiento periódico de la inversión y se hacen cambios según esas circunstancias exigen.

Deja un comentario