Cinco razones por las que invertir a largo plazo

Cinco razones por las que invertir a largo plazo

Cinco razones por las que invertir a largo plazo
4.8 (95.56%) 9 votes

En la actualidad, los factores que dan estabilidad a una persona como el trabajo, la economía o la vivienda, están en constante cambio. La consecuencia es que el futuro se vuelve incierto, y con ello, nace la necesidad de prevenir. El dinero es seguridad ante un futuro dudoso, y para conseguirlo, la mejor opción hoy en día es la inversión a largo plazo.

Las unidades familiares dedican la mayoría de sus ingresos mensuales en la vivienda, el transporte, el ocio y a vivir en general. Tan sólo en el mejor de los casos, un pequeño porcentaje de la población consigue ahorrar cierta cantidad de ese sueldo y lo reserva para el futuro. Sí, esta es una opción responsable, pero hay que cambiar el punto de vista y decidir invertirlo si es que se quiere conseguir una mayor seguridad en el mañana.

No basta con ahorrar, se ha de invertir lo mejor posible, aunque no exista el riesgo 0. Sin embargo, está la inversión a largo plazo o corto plazo. ¿Cómo elegir la opción correcta? Normalmente, la inversión a corto plazo se realiza para conseguir dinero de forma rápida pero también con un alto riesgo. Una vez se adquiere cultura financiera, se busca una inversión a largo plazo más tranquila, como el value investing o la inversión pasiva.

inversiones a largo plazo

Cinco razones por las que invertir a largo plazo

  1. Se pagan menos comisiones e impuestos

Para conseguir un beneficio considerable con la inversión a corto plazo, es necesario realizar muchas operaciones, por ejemplo, de compraventa. ¿Qué implica? Por cada transacción se deberá pagar por las comisiones.

En caso de que se consigan beneficios, también se abonarán más impuestos. Estos dos puntos pueden llegar a acabar con la rentabilidad de la inversión. Por lo tanto, una de las ventajas más importantes de la inversión a largo plazo es reducir considerablemente el coste de invertir. Como consecuencia, se obtendrá una mayor rentabilidad total.

Además, contra más operaciones se realicen, mayor es la probabilidad de que se cometan errores. Entrar y salir al mercado conlleva una gran toma de decisiones, pero en la inversión a largo plazo se minimiza y con ello, el riesgo de equivocarse también.

  1. Margen para corregir una mala entrada en el mercado

La elección de entrar en el mercado es una decisión complicada, ya que la incertidumbre del momento genera miedo. Por ejemplo, nunca se sabe si el objeto en cuestión puede seguir bajando, con el objetivo de luego tener mayor rentabilidad.

En el largo plazo, se pueden corregir o mitigar los efectos negativos de no haber entrado en el momento idóneo, ya que hay más tiempo para gestionar crisis.

razones para invertir a largo plazo

  1. Interés compuesto en la inversión a largo plazo

Si se busca invertir a largo plazo, el tiempo es la incógnita que mayor valor aporte al beneficio de una inversión. Es decir, cuanto más tiempo se disponga, mayor será la rentabilidad gracias al interés compuesto.

El interés compuesto en una inversión en bolsa es la acumulación de los intereses en el  capital durante un periodo determinado. De esta forma, los beneficios se van multiplicando.

Es decir, el interés compuesto se deriva de ir añadiendo intereses sucesivos al interés principal. Sucede entonces que esos intereses también generan intereses, lo cual produce un efecto multiplicador del dinero a lo largo del tiempo.

El interés compuesto se convierte en una de las claves para tener éxito invirtiendo, y para poder aprovecharse al máximo de él, hacerlo a largo plazo es una condición indispensable.

  1. Se reciben todos los dividendos e intereses

Con la inversión a corto plazo, se pasa cierto tiempo fuera del mercado ya que se entra y sale continuamente. Cuando se está fuera, no se reciben dividendos de las acciones de las empresas, ni tampoco los intereses de los títulos de deuda -tanto públicos como privados-, que durante el tiempo que no se haya estado en el mercado se hayan distribuido.

En la inversiones a largo plazo, se reciben intereses y dividendos; pero además, se recibe la reinversión de los mismos, lo que declina la balanza por esta opción.

  1. Reducción del riesgo

Al disponer de un mayor plazo, la rentabilidad media se vuelve más estable. Según el índice de Standard & Poor’s 500, la media analizada de la rentabilidad en la bolsa de Estados Unidos con reinversión en dividendos en los últimos 50, 30, 20 o 10 años, ha sido del 10,04 %, 11,08 %, 9,03 % y 8,34 % respectivamente.

En cambio, para periodos más cortos la situación es diferente, como ocurre en los casos con periodos anuales, donde hay más incertidumbre sobre la rentabilidad final a conseguir. Por tanto, cuanto mayor tiempo se esté en el mercado, es más probable que la rentabilidad anual media de la inversión sea positiva.

menor riesgo en las inversiones a largo plazo

¿Por qué invertir a largo plazo?

El principal motivo por el que un inversor se puede decantar por la inversión en un periodo de tiempo amplio es la intención de no perder dinero.

En el sector inmobiliario existen diversidad de proyectos. El primer objetivo se centrará en buscar buenos proyectos que aseguren el capital aportado a lo largo del tiempo.

Otro de los factores más importantes que buscan los inversores es mantener el poder adquisitivo. La inflación hace que cada año el nivel de vida al que se está acostumbrado sea cada vez más caro. Por eso, un ahorrador debe invertir y conseguir al menos la misma rentabilidad que el IPC, ya que si en la actualidad tiene una cantidad X, pero en el futuro la inflación sube, ese dinero habrá perdido valor.

El propósito de esta operación será que gracias a la inversión, los sus ahorros sigan valiendo dentro de 10, 20, ó 50 años, lo mismo.

Por último, lo que más preocupa a un inversor es la búsqueda de la máxima rentabilidad. El método de actuación habitual es el de invertir en empresas o proyectos que sean rentables.

La mejor inversión a largo plazo

Existe una gran variedad de opciones para invertir a largo plazo como por ejemplo la bolsa, la inversión inmobiliaria o la inversión alternativa (criptomonedas, oro…). Elegir en qué tipo de inversión se destinan los ahorros será una decisión muy importante y que irá ligada directamente con la rentabilidad de la operación.

Por qué decantarse por la inversión en el sector inmobiliario

Tras el desajuste que vivió el sector inmobiliario durante la crisis económica, parece que la recuperación del sector ha llegado a España. En los últimos meses, se ha observado una mejora en la tendencia económica. Y es que el mercado inmobiliario resurge gracias al aumento de la demanda de alquiler o compra, y la recuperación del precio de la vivienda. Por eso, es un buen momento para la inversión inmobiliaria.

La opción más sencilla para los ahorradores que dispongan de liquidez para invertir es la de comprar una casa para alquilarla después. Según los últimos estudios publicados, la renta que se consigue con la inversión en vivienda se ha incrementado seis puntos porcentuales en el último año hasta el 7,8% en el primer trimestre de 2018.

Una de las causas ha sido el endurecimiento que experimenta la oferta de los alquileres. Además, la inversión inmobiliaria a largo plazo en España, en todos los productos analizados aseguran unas tasas de rentabilidad que triplican a los Bonos del Estado en 10 años.

inversiones inmobiliarias

¿Cuál es la rentabilidad bruta en la inversión inmobiliaria?

Comprar un local en España para alquilarlo hace un año, la rentabilidad bruta se situaba en el 8’3%. En la actualidad, ofrece una rentabilidad bruta del 8,9%.

Además, las oficinas han alcanzado un aumento en el rendimiento del 8% con respecto al 7,5% de hace un año.

Uno de los productos que menor rentabilidad ha ganado este año ha sido el garaje. Mientras que el año pasado tenía una rentabilidad bruta de un 5’4%, ahora ha crecido tan sólo hasta el 5’6%, pero aun así, muestra una mejoría.

Según este estudio, que relaciona los precios de venta y alquiler de distintos productos inmobiliarios para calcular su rentabilidad bruta, el sector inmobiliario está en plena etapa de recuperación. La crecida incipiente que se está produciendo es la línea de salida para decidirse por la inversión inmobiliaria.

Deja un comentario