¿Cuánto hay que pagar a Hacienda por alquilar un piso?

¿Cuánto hay que pagar a Hacienda por alquilar un piso?

¿Cuánto hay que pagar a Hacienda por alquilar un piso?
5 (100%) 10 votes

Con la recuperación exponencial del sector inmobiliario, el alquiler está viviendo un crecimiento enorme. A mediados de 2018, los hogares que vivían alquilados superaba el 20%, es por eso que muchos aseguran que el mejor momento para alquilar es ahora. No obstante, el desconocimiento que existe en cuanto a los contratos de alquiler, sus cláusulas y gastos frena a los futuros nuevos caseros. ¿Cuánto hay que pagar a Hacienda por alquilar un piso?

Existen diferentes cuestiones a tener en cuenta antes de convertirse en arrendatario, como por ejemplo, saber que si un propietario decide alquilar un piso que era su vivienda habitual hasta el momento, en caso de haberlo comprado antes del 1 de enero de 2013, perderá la deducción que disfrutaba hasta ahora.

Cómo declarar el alquiler de una vivienda

Existen diferentes supuestos de arrendamientos de inmuebles por los que se tributan cosas diferentes, por eso, hay que diferenciar, en primer lugar, el tipo de alquiler:

  • Si el inmueble que se quiere alquilar se va a hacer para satisfacer la necesidad permanente de vivienda habitual.
  • Por temporadas.
  • Tan sólo en periodos vacacionales.
  • Arrendamiento sólo para negocios.

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) diferencia la regulación entre el alquiler para vivienda y el uso distinto al de la vivienda. La primera cuestión que establece la LAU es la obligación de depositar la fianza en el organismo regional correspondiente. Además, es un requisito que piden la mayoría de las comunidades autónomas para acceder a la reducción autonómica.

como declarar un alquiler

Tributación del alquiler de vivienda en el IRPF

Uno de los pasos que el propietario tiene que hacer es declarar los ingresos que le genera el arrendamiento. En caso de que esta propiedad se comparta, cada co-propietario declarará por su parte el correspondiente porcentaje. Si además se alquila la vivienda con un garaje, el propietario deberá marcar el uso 4 “arrendado como inmueble accesorio”.

Cómo declarar un alquiler

Se deben declarar todos los ingresos que se reciban ya bien sean en metálico como en especie. Deben incluirse:

  • Las rentas del alquiler y las cantidades asimiladas.
  • Especificar el importe total de los bienes cedidos la vivienda en casos en los que por ejemplo, cuando el inmueble se alquile amueblado.
  • Las acciones que el propietario haya realizado en beneficio del inquilino como las obras, los servicios, tributos…

El casero tiene que declarar el ingreso total que se acuerde anualmente con el inquilino, aunque este no pague el alquiler. Con la intención de que sea menos injusto, la ley permite deducir esta parte como “saldo de dudoso cobro” siempre y cuando se cumpla uno de estos requisitos:

  • Que hayan pasado más de seis meses entre la primera reclamación de cobro y el 31 de diciembre de ese mismo año.
  • Que el inquilino se declare en situación de concurso.

Gastos deducibles del alquiler de vivienda

Según Hacienda se pueden desgravar cualquier gasto que se derive de poner en alquiler un piso. Estos son los elementos en concreto que la Agencia Tributaria dicta que se pueden desgravar:

  • Intereses y gastos de financiación de los capitales invertidos en la adquisición o mejora de la vivienda.
  • Intereses y gastos de financiación de los enseres cedidos con la vivienda (mobiliario, calderas…). Si se financió en el pasado algún inmueble de la vivienda como los electrodomésticos, se puede incluir la parte destinada al pago de intereses.
  • Impuestos y tasas estatales que repercutan sobre la vivienda como es el IBI, la recogida de basuras, la tasa por limpieza o el alumbrado, siempre se trate del pago como casero. Si se repercuten al inquilino, no se pueden restar.
  • Gastos para formalizar el alquiler.
  • Gastos por la defensa de carácter jurídico de la vivienda y su rendimiento.
  • Gastos de conservación y reparación. En este apartado no cuentan las mejoras.
  • Gastos de servicios y suministros, siempre que los pague el arrendatario.
  • La amortización del inmueble y los bienes que contenga. Esta será del 3% del valor de construcción por el desgaste del mismo.
  • Gastos de administración, vigilancia, portería y otros servicios relacionados con la finca.
  • Las primas de contratos de seguro de la vivienda.

Además, se debe tener en cuenta el coste de adquisición satisfecho y el valor catastral (sin incluir el valor del suelo).

A la hora de calcular cuánto se ha ganado por el alquiler, se tendrá que sumar estos gastos y restarlos al dinero ingresado por el inquilino.

declarar alquiler

Reducciones sobre el beneficio

Una vez se obtenga la base imponible del alquiler, se pueden realizar una serie de reducciones en función de la edad del inquilino.

Bonificaciones para el casero según la edad del inquilino

Si se opta por alquilar a menores de 30 años, se puede aplicar una reducción del 100% sobre los beneficios obtenidos siempre que se cumplan unos requisitos. Es decir, no se pagarán impuestos por el alquiler.

El principal requisito es que sus rendimientos netos del trabajo superen el 75% del IPREM o Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples en cada ejercicio.

Para los mayores de 30 años la reducción se limita al 60%, lo que quiere decir que se abonará un 40% de las ganancias.

¡Si tienes alguna duda sobre cuánto hay que pagar a Hacienda por alquilar un piso pregúntanos!

Deja un comentario