gastos deducibles alquiler

¿Cuáles son los Gastos deducibles del alquiler de una vivienda?

Las desgravaciones en la declaración de la renta son un beneficio del que todo arrendatario podría disfrutar. Sin embargo, seis de cada diez personas no conocen los beneficios fiscales que se asocian a la vivienda. ¿Cuáles son los gastos deducibles del alquiler de una vivienda? Como casero, existen una serie de gastos deducibles por alquiler que se pueden desgravar en la renta.

La Agencia Tributaria ha comenzado a monitorizar de forma muy exhaustiva a todos aquellos arrendatarios que ponen anuncios en las plataformas online de viviendas, por lo tanto, se debe prestar mayor precaución a la hora de declarar los ingresos que se hayan percibido de este tipo.

¿Qué quiere decir que puedes deducirte un gasto?

Los gastos que se puede deducir el propietario de una vivienda son aquellos que restan del ingreso bruto para calcular el beneficio a partir de impuestos. Explicado de una manera más sencilla, un gasto deducible es aquel que permite restar una pequeña cantidad de lo que hay que pagar a Hacienda.

No obstante, es obligatorio declarar tanto la propiedad que se haya decidido alquilar como los ingresos generados. De todo ello, hay unos gastos deducibles de alquiler por vivienda para el propietario de los cuales es imprescindible poder justificar dichos gastos. Otro aspecto muy importante es que las ventajas fiscales no afectan a los alquileres turísticos, vacacionales o temporales. Los gastos reducibles para el arrendador afectan sólo a los alquileres tradicionales.

Intereses de capitales invertidos en la adquisición

Existen intereses que se generan y que se pueden deducir:

  • Aquellos que se producen al solicitar créditos de financiación a la hora de comprar una vivienda.
  • Los generados por el capital ajeno y que se utilizan para la mejora y conservación de los bienes del piso.

gastos deducibles alquiler vivienda para el propietario

Tributos

Son deducibles aquellos tributos y recargos tanto estatales como no-estatales, junto a las tasas, como por ejemplo el IBI, la tasa de basuras, el alumbrado, etc. que:

  • Recaigan sobre los rendimientos computados o sobre los bienes de la vivienda.
  • No tengan carácter sancionador.

Formalización de arrendamiento

Cuando se formaliza el contrato de arrendamiento, subarriendo, cesión o constitución del derecho, se generan unos gastos deducibles para el alquiler. También ocurre con los gastos de defensa de carácter jurídico relativo a los bienes, derechos o rendimientos.

Cantidades devengadas por terceros

Las cantidades devengadas por terceros como consecuencia de servicios personales y en contraprestación directa o indirecta, son gastos deducibles para el arrendador. Por ejemplo, son gastos deducibles la administración, la vigilancia, la portería o gastos similares.

Saldos de dudoso cobro

Son deducibles los saldos de dudoso cobro, siempre que sea una situación estrictamente necesaria. ¿Cómo se justifica la incertidumbre de un cobro?

    • Cuando el deudor esté en situación de concurso de acreedores.
    • Cuando entre el momento de la primera gestión de cobro realizada por el contribuyente y el de la finalización del período hayan pasado más de seis meses, y no se haya producido una renovación de crédito

En caso de que un saldo dudoso sea cobrado después de su deducción, se computará como ingreso en el ejercicio en que se produzca dicho cobro.

Importe primas de contrato de seguro

Las primas que conllevan los contratos de seguro, bien sea de responsabilidad civil, incendio, robo, rotura de cristales u otros de naturaleza análoga sobre los bienes o derechos productores de los rendimientos, son deducibles en la declaración de la renta.

Suministros

Por último, son gastos deducibles en la declaración de la renta aquellas cantidades destinadas a servicios o suministros:

  • luz.
  • Agua.
  • Gas
  • Teléfono.